El resveratrol: reduce los síntomas del envejecimiento

El resveratrol actúa como un agente antienvejecimiento y como antiinflamatorio.

El resveratrol es un polifenol, un compuesto sintetizado por las plantas que se caracteriza por presentar uno o varios grupos hidroxilo (-OH) en su estructura.

Este se encuentra en las uvas, bayas, el maní, entre otros. Distintas investigaciones han demostrado que el resveratrol posee efectos beneficiosos sobre el sistema neurológico, hepático y cardiovascular.

Durante los últimos años los efectos han sido investigados a fondo, por su potencial preventivo frente a las quimioterapias asociadas al cáncer.

Respuesta inflamatoria y anti-envejecimiento del resveratrol

El resveratrol bloquea el proceso de aparición y desarrollo del cáncer en las fases de: iniciación, desarrollo y progresión del tumor.

Esto puede ser gracias a la regulación de la respuesta inflamatoria a través de la síntesis, liberación e incluso inhibición de mediadores proinflamatorios, hasta la síntesis de hormonas, tales como la prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos, la inhibición de las células inmunes o la inhibición de compuestos químicos como el óxido nítrico sintasa inducible (iNOS) a través inhibidores sobre compuestos del sistema inmune.

Investigación y datos recientes proveen información sobre el efecto del resveratrol a lo largo de la vida, en organismos modelo, tales como levaduras y moscas, esto, se refleja como un potencial importante del resveratrol para actuar como un agente anti-envejecimiento, además de poder utilizarse en el tratamiento de enfermedades relacionadas con la edad.

El resveratrol posee una baja bio-disponibilidad y una rápida eliminación. Sin embargo, se intuye que esta sustancia  podría expandir vasos sanguíneos y disminuir la actividad de células en la coagulación. Actualmente se han informado efectos positivos del resveratrol sobre el dolor y la respuesta inflamatoria. Al mismo tiempo se plantea que podría también prevenir enfermedades neurodegenerativas tales como el Alzheimer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post